Crecimiento demográfico de la ciudad obliga a reestructurar los límites de sus colegios  

Dr. Rolando Espinoza K-8

En poco más de un lustro, la población que habita la ciudad de Doral se ha incrementado de tal manera que las autoridades competentes en materia educativa se han visto en la obligación de establecer una propuesta de nuevos límites de los colegios para el próximo período 2019-2020.

Si esto se le hubiese dicho a algún habitante del lugar en el año 2010 probablemente lo hubiese tomado como una mala broma; sin embargo,  ocurrió, y su crecimiento aún no se ha detenido. Según un estudio del Centro Metropolitano de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) entre los años 2010 y 2016, su demografía creció en aproximadamente 12,000 habitantes para un total de 26.1% de crecimiento poblacional. Esto significa que de 45,954 personas, Doral pasó a tener 58,680, según cifras de la Oficina del Censo de los Estados Unidos. Para el 2017, la misma había incrementado a 61,130.

Lo importante, es que el origen de esta situación no se debe a la migración interna del país sino a la externa, es decir, la internacional, la cual según el análisis del FIU “se ha incrementado en un 397 por cierto desde el 2010”. Especial atención merece la población venezolana, la cual desde ese período ya era mayoritaria con un 20.6% de presencia en el territorio, a los que les seguían los colombianos con un 14.73%.

Esto ha generado cambios de peso tales como el reconocimiento, mediante decreto del 18 de marzo de 2013, del español como la segunda lengua más usada dentro de la ciudad o de la implementación de programas educativos bilingües en escuelas como Tony Bilbao, donde el 60% de las clases son en inglés y la cada vez más propagada lengua de Cervantes.

Desde octubre de 2017, los comités escolares estudiaron propuestas para redistribuir aquellas áreas residenciales que le correspondían a los colegios a raíz de este aumento poblacional. En este sentido, Susie V. Castillo, quien representa al Distrito 5 de la Junta Escolar, presentó a finales de enero de este año las propuestas de límites que habrían de entrar en vigencia en el periodo escolar 2019-2020. En esta ocasión se estudiaron pocas escuelas. Una de ellas, por ejemplo, fue la Dr. Rolando Espinoza K-8, cuya proposición fue la siguiente:

  1. Al oeste: comienza en la línea divisoria de los condados Miami-Dade y Collier y la calle NW 202.
  2. Al este en Okeechobee Canal (Carretera US 27).
  3. Sureste con SR 826 / Palmetto Expressway
  4. Sur con la calle NW 58th
  5. Oeste con la avenida NW 114th
  6. Norte con la calle NW 62nd Terrace
  7. Oeste con la línea divisoria de condados Miami-Dade / Collier hasta la calle NW 202.

La comunidad doralina tiene hasta el 8 de febrero de este año para emitir su opinión. Una vez cumplido este lapso los resultados serán enviados al Comité de Límite de Asistencia (ABC por sus siglas en inglés), quienes el 19 de junio aprobarían las recomendaciones finales de todo el proceso.

Con todo, no se trata de algo definitivo. Como el crecimiento demográfico tiende al alza, el comité se encontrará, por al menos un par de años más, vigilando el estatus de las escuelas públicas a fin de tomar las medidas más adecuadas en materia de límites.

Anuncios
Etiquetado con: