Periodistas latinoamericanos celebraron Foro sobre Libertad de Prensa en Doral

Doral fue sede de la segunda edición del Foro sobre Libertad de Prensa en las Américas. Allí, un grupo de prestigiosos periodistas de todas partes del continente se reunieron para analizar el estado de la cuestión en estos tiempos.

Como puntos resaltantes están los resultados del reporte evaluativo anual, donde se señala que México es el país más peligroso para ejercer la profesión periodística; mientras que Cuba sigue siendo la nación donde hay menos niveles de libertad .

El alcalde de la ciudad, Juan Carlos Bermúdez, dio las palabras de inicio al evento. Tiempo después transcurrió el foro con la participación de los invitados especiales: el cubano Armando Valladares, el nicaragüense Sergio Boffelli, el venezolano Casto Ocando, el argentio Ricardo Trotti, los bolivianos Carlos Sánchez Berzaín y Hernán Maldonado y el ecuatoriano Dagmar Thiel.

Bofelli señaló que con el retorno de Daniel Ortega al poder el acoso a la prensa ha ido en aumento, hasta el punto de que en abril del 2018 a abril del 2019 se registraron más de 1080 actos coercitivos en contra de la libertad de prensa.

Otro caso que se abordó fue la manera en que, durante el mandato de Rafael Correa, se atacó a los integrantes de la profesión. Y es que Thiel señaló que no fue suficiente el registro de más de dos mil ataques a los periodistas, sino que además rompía semanalmente un periódico como forma de afrenta, a la vez que exponía públicamente información personal de los colegas con el fin de que sus seguidores supieran dónde y cómo hacerle daño.

Por su parte, Ocando estudió el caso de Venezuela donde destacó que no solo durante el gobierno de Nicolás Madura se han cerrado 115 medios comunicativos, sino que también ha sido característico de todo el período la compra de varios de estos mediante el empleo de testaferros, tal y como le sucedió a la Cadena Capriles y Globovisión.

Pero lo que más llamó la atención fue el hecho de que el gobierno gastó tres millones en una licencia de IBM para instalar una inteligencia artificial que le permitía vigilar todas las comunicaciones que se emitían en la nación en tiempo real. Con esto, podía saber quiénes escribían a favor o en contra del gobierno, lo que facilitaba el trabajo a los miembros del aparato represivo.

 

 

 

 
Anuncios
Etiquetado con: